Antes de todo…

Es difícil contar lo que no pasa antes del Festival de Navidad, pero en el San Lázaro Times nos gustan los retos.

wp_20161222_009

 

Antes de todo, el gimnasio está vacío y se notan mucho más los desconchones, la falta de medios, el frío que entra por las rendijas… Y, sin embargo, no hay que cerrar los ojos para respirar la ilusión y los nervios de tantos diciembres. Mucha. Muchísimos. Profesores y profesoras histéricos corriendo de un lado a otro, riñendo por cualquier tontería, perseguidos por alumnas y alumnos como motos, voceando, preguntando dónde está no sé qué o no sé quién, decenas de “yo no canto”, “yo no actúo”, “no me acuerdo de nada”, “no quiero bailar”, “qué lache”, “nos sale muy mal”,  “a ver qué hacemos si este no viene”, “a mí no me pillan en otra igual”… Pasarán cien años y seguirá siendo lo mismo. Un caos. O, lo que verdaderamente significa en “la Sagrada”: un colegio vivo. Un lugar hospitalario en el que pasa de todo porque pasa la vida y no la dejamos escapar. Conscientes de que no siempre es fácil. Por eso es vida.

Antes de todo, en el silencio del escenario vacío, echamos de menos a quienes anduvieron por aquí regalándonos lo mejor de sí mismos, pensamos que igual hay que sacar tiempo para las comidas o los cafés pendientes, nos preguntamos quiénes vendrán este año a darnos un abrazo y traernos recuerdos, nos damos cuenta de que algunos de los alumnos y alumnas de ayer estarán como padres o madres de nuestro alumnado de hoy, sentimos nostalgia anticipada por los mayorones de 4º, que presentarán el festival porque se acaba la ESO…

Antes de todo, parece mentira, el gimnasio está tan lleno…

Felices vacaciones. Y, después del festival, después de todo, hasta el año que viene.

Anuncios